Carta del Presidente del Directorio

header memoria
Estimados Accionistas:

 

Me dirijo a ustedes, en mi calidad de Presidente del Directorio, para comentar y someter a su consideración los Estados Financieros de la Sociedad y los hechos más significativos del ejercicio finalizado el 31 de Diciembre de 2017.

El 2017 fue un año de grandes desafíos para la compañía. Entre ellos quiero destacar tres, que fueron los que más condicionaron los resultados del año: la adquisición de Danone, la caída en el consumo provocada por el bajo crecimiento económico y los impactos que aún siguen reflejándose en los hábitos de consumo provenientes de la confusión generada por el nuevo Reglamento de los Alimentos.

La compra de Danone, ejecutada a partir del mes de febrero, nos permitió entrar a competir por el liderazgo de la categoría de productos lácteos refrigerados, donde tradicionalmente hemos tenido una posición más bien marginal. El mayor desafío acá ha sido integrar las operaciones de una compañía que había logrado buenas posiciones comerciales, pero a altos costos y con baja eficiencia. Otro desafío relevante, fue enfrentar un escenario de bajo crecimiento y, peor aún, de caídas en el consumo, incluso en categorías como congelados, que llevaban años creciendo a dos dígitos y que afectó el resultado de nuestra adquisición de fines del 2014, Frutos del Maipo, entre otros negocios. Y finalmente, la confusión generada por la implementación de la primera etapa del nuevo Reglamento de Rotulación de los Alimentos, ha llevado a cambios impensados en el consumo, como la caída en margarinas (que habíamos reformulado sin sellos) y reemplazo por mantequillas (que sí tienen sellos), caídas en néctares (que no tienen sellos), y así otros casos difíciles de anticipar.

Las complicaciones derivadas de los desafíos anteriores llevaron a que los resultados estuviesen por debajo de nuestras expectativas durante los primeros nueve meses del año. Sin embargo, a partir de octubre ya pudimos observar importantes signos de recuperación gracias a una serie de proyectos de eficiencias operacionales, ahorros de costo y a un esfuerzo por recuperar márgenes en las categorías que lo permitían, además de una mejora en el consumo general. Esto nos permitió cerrar un último trimestre que, si bien todavía estuvo por debajo de nuestros objetivos, se acercó bastante a éstos y nos permite mirar con optimismo el año 2018.

Sabemos que frente a una recuperación económica del país, nuestro diversificado portafolio de productos, que en el tiempo nos hemos preocupado de orientar hacia productos de marca con mayor valor agregado, nos llevará a recuperar la senda de crecimiento rentable que nos habíamos acostumbrado a tener durante casi una década.

Nuestras ventas totales fueron de $428.747 millones, lo que representa un aumento de 12,9% con respecto al año 2016.

El resultado operacional alcanzó los $24.137 millones de utilidad, que significa una caída de 26,7% versus los $32.947 millones del año anterior. Este resultado representa un 5,6% de la venta lo que está por debajo de nuestros objetivos de rentabilidad.

La utilidad total del ejercicio 2017 alcanzó los $14.825 millones, $5.668 millones por debajo de los obtenidos en el ejercicio anterior, lo que significa una disminución del 27,6% respecto del año 2016.

La pérdida no operacional se incrementó en $1.423 millones respecto a la registrada en el ejercicio anterior. Dentro de este resultado se encuentran en un mayor gasto financiero neto de $1.216 millones producto de la deuda contraída para la adquisición de Danone Chile, además de algunas partidas extraordinarias y no repetibles en la cuenta Otras Ganancias (pérdidas), las que se encuentran debidamente explicadas en los estados financieros. Por otra parte, se presenta una mejora en Resultados por Unidades de Reajuste por $826 millones gracias a una menor inflación con respecto al año 2016 la cual tiene efecto sobre nuestra deuda financiera que mayoritariamente está en UF. Finalmente, la participación que tenemos en Laive S.A. de Perú nos aportó $1.493 millones que significó una mejora de $749 millones respecto al 2016.

En relación con nuestra estrategia de crecimiento rentable de largo plazo, dedicamos gran parte de nuestros esfuerzos a integrar y rentabilizar el negocio de Danone Chile. Esta tarea no estuvo exenta de dificultades y es así como, en materias logísticas vimos afectados nuestros niveles de servicios a clientes y en el ámbito de Sistemas de información tuvimos que enfrentar las dificultades de consolidar los ERP de ambas compañías. Por otro lado, los gastos aumentaron por la absorción de esta nueva compañía. La buena noticia es que se logró el propósito de ser el segundo actor del mercado en Yogures con las nuevas marcas Griego, Activia y Calán, y los objetivos financieros para esta adquisición van en línea con nuestras proyecciones originales.

En la dimensión comercial, continuamos haciendo algunos cambios en nuestra estructura organizacional, para seguir mejorando la forma de relacionarnos con nuestros clientes. Nos hemos propuesto apoyar a nuestros clientes a través de nuestro sólido entendimiento del consumidor, del comprador y de las tendencias de cada uno de los mercados en que participamos. Para lograrlo, hemos destinado más recursos a todo lo relacionado con información y estudios. Seguimos trabajando para lograr una ejecución impecable en el punto de venta, y brindar un servicio cada vez más personalizado frente a las necesidades de nuestros clientes.

En el ámbito del gobierno corporativo, seguimos implementando varias medidas que tienen su origen en la decisión del directorio de mejorar las Prácticas de Gobierno Corporativo, Responsabilidad Social y Desarrollo Sostenible, junto con aumentar los controles que permitan evitar, en la medida de lo posible, situaciones complejas en las que se han visto involucradas otras compañías. Para esto, en parte nos hemos basado la Norma de Carácter General Nro. 385 de la Superintendencia de Valores y Seguros que contiene variadas sugerencias en estas materias las que son monitoreadas por un Comité de Asuntos Corporativos, integrado por miembros del Directorio de la sociedad, el cual revisa y propone cursos de acción en todos los temas relacionados con Auditoría Interna y Externa, Mapa de Riesgo y Desarrollo Sostenible. En el marco de nuestro programa de gestión de Asuntos Corporativos, durante el año 2017 trabajamos con Price Waterhouse Coopers, en el diseño de un Modelo de Prevención del Delito según lo establece la Ley 20.393, sobre Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas, que exige a las empresas controles antifraude y anticorrupción. Como parte de este Modelo, se puso a disposición de los trabajadores, un Canal de Denuncias que permite denunciar situaciones sospechosas o antiéticas, respetando el anonimato del denunciante si él así lo solicita. Además, con este mecanismo también se persigue detectar a tiempo situaciones que pudiesen afectar el patrimonio de la Compañía.

En el ámbito de Innovación y Desarrollo de productos, hemos mejorado nuestros procesos “Go to Market” alineando a las distintas áreas de la organización de modo de llegar en forma eficaz y oportuna a las ventanas de lanzamiento establecidas por nuestros clientes.

En relación con nuestra operación coligada en el exterior, Laive en Perú alcanzó ventas por S/. 591 millones (equivalentes a US$182 millones), correspondiente a un crecimiento de 12,4% respecto al año anterior. La utilidad fue de S/.19,9 millones, 106,1% superior al año anterior y el EBITDA alcanzó los S/.55,7 millones, un 41,4% por sobre el año 2016. Estas mejoras en los resultados de Laive se dan por un lado debido a condiciones de mercado más favorables, como también por el trabajo interno que se ha llevado a cabo en la agregación de valor de nuestros productos y a la contención de los gastos.

Nuestra filial Viña Santa Carolina, ha visto afectados sus costos producto de un mayor costo de la vendimia los años 2016 y 2017. Esto ha hecho que a pesar de alcanzar ventas equivalentes a $54.905 millones, 10% por sobre el año 2016, a nivel de resultado operacional haya un deterioro de $746 millones. Lo anterior, sumado a un tipo de cambio más bajo, llevó a que la utilidad llegue a $2.223 millones, lo que representa una caída de 27,7% respecto al resultado del año 2016.

Al finalizar este mensaje quisiera, en nombre propio y en representación del directorio, reconocer el trabajo de todas las personas de Watt’s S.A. y sus filiales. Estoy seguro de que con su esfuerzo y dedicación seremos capaces de retomar la senda de crecimiento rentable que hemos definido para nuestra compañía.

Atentamente

firma
Fernando Larrain Peña
Presidente Watt’s S.A