Carta del Presidente del Directorio

001
Estimados Accionistas:

 

Quisiera compartir con ustedes nuestra segunda Memoria Integrada que da cuenta del desempeño económico, ambiental y social de la Compañía durante el año 2020. Este documento ha sido elaborado de acuerdo a la normativa vigente para sociedades inscritas en el Registro de Valores de la CMF y a los estándares de la Global Reporting Initiative (GRI).

 La crisis sanitaria implicó desafíos operativos de gran complejidad que, gracias al compromiso y trabajo en equipo de nuestros colaboradores, pudimos sortear con éxito. Fruto de dicho esfuerzo logramos operar ininterrumpidamente a lo largo de la pandemia y así cumplir con nuestro propósito de abastecer al país con alimentos ricos y saludables, brindando en todo momento estrictas medidas de seguridad a nuestros colaboradores y a otros grupos de interés que participan a lo largo de la cadena de valor.

 El sistema de gestión de crisis de la Compañía permitió afrontar con rapidez, orden y eficacia todas las contingencias y elaborar, en conjunto con expertos en la materia y con el aporte de asociaciones gremiales en las que participamos, un robusto plan preventivo de Covid-19 que ha resultado muy eficaz. 

 Uno de los desafíos más importantes del año fue adaptar nuestra capacidad productiva a los cambios de consumo que se observaron durante el primer semestre. Entre marzo y junio, las ventas de alimentos básicos, tales como aceites, margarinas, mantecas, salsas de tomate, mermeladas y conservas, tuvieron un incremento fuera de lo estimado, a diferencia de jugos, leches y bebidas lácteas individuales y quesos de mesón, que decrecieron de forma importante dentro de la canasta de alimentos.

 El consumo de nuestros alimentos provino, principalmente, desde el Canal Supermercado y Canal Tradicional, mientras que nuestros clientes del Canal Industrial, Food Service e Instituciones se vieron fuertemente afectados, durante gran parte del año, por las restricciones sanitarias de funcionamiento, situación que impactó nuestro volumen de ventas en dicho canal.

 Llegar a nuestros clientes durante el año 2020 no hubiese sido posible sin el enorme esfuerzo realizado en materia logística, que implicó reforzar la comunicación permanente con nuestros clientes, a fin de adaptarse no solo a las cambiantes necesidades de stock y tiempos de entrega, sino a las restricciones sanitarias, que hicieron muy compleja la operación. La Compañía fortaleció la flota de transporte y los equipos internos de los centros de distribución y desplegó importantes esfuerzos en mantener condiciones de seguridad para sus trabajadores y contratistas.

 En medio de este escenario, cerramos este difícil año desde el punto de vista operativo con un aumento del 7% con respecto a las ventas del 2019. El resultado operacional alcanzó MM$37.996, un 29,2% superior respecto de año anterior y un margen operacional de 8%. La utilidad total del ejercicio fue de MM$24.494, cifra que implica un crecimiento de 48,4% respecto del ejercicio 2019.

 A pesar de todas las dificultades operativas que hemos explicado más arriba, tuvimos la capacidad de abordar también los temas de mediano y largo plazo que sustentan la proyección en el tiempo de una empresa como Watt´s.

La innovación, acompañada de la calidad y la seguridad alimentaria, está en la base de nuestra búsqueda por diferenciarnos en un mercado altamente competitivo. En esa dirección, realizamos la segunda versión del Watt´s Innovation Week, instancia en la cual los proveedores presentan las principales tendencias de consumo y se analizan oportunidades de colaboración conjunta. Este 2020 contamos con la participación de 16 empresas de distintos países que, bajo un formato virtual, realizaron presentaciones por más de 24 horas. 

 Frente al creciente interés de los consumidores por incluir nuevos tipos alimentos a su dieta incorporamos a nuestro portafolio de alimentos 36 nuevos productos en todas las categorías en que participamos. Asimismo, me gustaría destacar el lanzamiento de la marca Loncoleche Vegetal, la cual estrenó una amplia gama de alimentos vegetales en base a soya, almendra, coco y avena, que esperamos sean preferidos por los consumidores.

 En materia de calidad, durante el año 2020 continuamos aumentando el estándar de calidad e inocuidad en nuestras operaciones, avanzando en la implementación de sistemas de gestión de inocuidad reconocidos por Global Food Safety Initiative (GFSI) como la certificación FSSC 22000. Actualmente, están certificadas las plantas de Chillán y Lonquén para las áreas de UHT, Refrigerados y Conservas, y la planta San Bernardo; en proceso de certificación están todas las otras.

 El aumento de productividad y eficiencia de nuestros procesos sigue siendo preponderante y prioritario. En esa dirección, trabajamos durante todo el año en el Proyecto ONE, el cual nos permitirá operar con SAP a partir del 2021. Este nuevo sistema transaccional y de gestión para el negocio recorre todos nuestros procesos de trabajo, para estandarizarlos y simplificarlos. Esto nos permitirá integrar y agilizar procesos, facilitar la gestión de la información y operar de forma aún más eficiente, condición básica para la estrategia de crecimiento rentable de la Compañía. Este proyecto de transformación digital ha significado un esfuerzo adicional para toda la organización, por cuanto gran parte del plan de trabajo se adaptó a la modalidad remota dada la contingencia sanitaria. Adicionalmente, se implementó un nuevo sistema de gestión, de clase mundial, para nuestras bodegas y centros de distribución.

 En materia ambiental, este año renovamos nuestro compromiso con los objetivos y metas de la agenda ambiental nacional y global, mediante la suscripción de varios Acuerdos de Producción Limpia (APL). Entre ellos, destaco el APL 4, para la industria de alimentos, a través de ChileAlimentos, el APL para el sector industria láctea, impulsado por el Consorcio Lechero, con foco en eficiencia energética, gestión de agua y residuos, huella de carbono y debida diligencia, el APL de Fundación Chile, con foco en la gestión del agua y el APL Ecoetiquetado, promovido por SOFOFA, con foco en la implementación de un sello de reciclabilidad para envases y embalajes de productos de consumo domiciliario, el cual se ha validado para más de 200 de nuestros SKUs. Por otra parte, comenzamos con la implementación del Sistema de Gestión de Energía con el fin de dar cumplimiento a la Ley de Eficiencia Energética. Adicionalmente, nos encontramos en la última etapa del APL Cero Residuos a Eliminación donde logramos aumentar la valorización de residuos, alcanzando un 82%. Como parte de nuestro compromiso con la producción sostenible, se instalaron paneles solares en la mayoría de las instalaciones de la Compañía para reducir las emisiones, lo cual nos permitirá autoabastecer la operación con cerca del 8% en el mediano plazo. Por último, se implementó la valorización de lodos provenientes de la planta de tratamiento de RILes de planta Osorno, que, una vez secados, permite que éstos sean utilizados como combustibles en las calderas de la misma instalación. Asimismo, se continuó con la implementación de iniciativas que buscan reducir el consumo hídrico y energético en todas nuestras instalaciones productivas.

 Este año relanzamos nuestros Valores Corporativos, a través de una consulta interna en la que participaron más de 1.600 colaboradores y como resultado surgieron los siguientes tres valores: Compromiso con las Personas, Excelencia en la Ejecución y Actuar Ético y Sostenible. En esa misma dirección, revisamos las habilidades y las competencias de nuestros líderes, dando paso a los Pilares de Liderazgo Watt´s, con un nuevo marco de actuación para quienes ejercen esta responsabilidad. Un aspecto muy relevante fue la adopción del teletrabajo para la totalidad de los colaboradores de las áreas administrativas -el 23% de la dotación- durante gran parte del año 2020 y lo que va corrido del presente año.

 En la dimensión social, robustecimos el compromiso que tenemos con las comunidades vulnerables y nuestro voluntariado corporativo, hacia donde canalizamos normalmente nuestras donaciones de alimentos, y, este año de pandemia, realizamos donaciones especialmente para personal de la salud. Todo lo anterior nos llevó s realizar donaciones por más de MM$ 1.000, en donde una parte importante fue canalizada a través de Red de Alimentos. Adicionalmente, aportamos a la comunidad con una plataforma de cursos gratuitos para emprendedores en el ámbito de pastelería, panadería y heladería, logrando una participación de más de 2.000 personas.

 En cuanto al fortalecimiento de la cultura de cumplimiento normativo y buenas prácticas de gobierno corporativo, este año lanzamos nuestra Política de Sostenibilidad, la cual se compone de los siguientes lineamientos que guiarán nuestro actuar dentro del negocio: la Dirección Responsable, la Preocupación por las Personas, los Alimentos Saludables, la Producción Sostenible y la Sociedad. También, lanzamos el Código de Ética, que constituye un gran avance ya que robustece nuestras buenas prácticas corporativas y, por primera vez, incorpora los compromisos voluntarios de la Compañía hacia nuestros grupos de interés. En esa misma dirección, en 2020 avanzamos en el diseño de una estructura denominada “Gobernanza de Sostenibilidad, Ética y Cumplimiento”, que busca facilitar el conocimiento y comprensión de los valores, políticas, procedimientos, normativa, iniciativas, etc. que sustentan el negocio y la cultura de nuestra organización, y que esperamos difundir este 2021.

 Por último, en relación a Laive S.A. y Viña Santa Carolina S.A., destaco:

 Nuestra operación coligada en el exterior, Laive S.A. alcanzó ventas en moneda local de S/. 624,7MM (US$ 173MM), correspondiendo a un crecimiento de 3% respecto al año anterior, pese a las grandes complejidades que trajo consigo la pandemia en el mercado peruano. La utilidad fue de S/. 8,4MM, un 20% inferior al año 2019, lo cual se explica, en gran medida, por diferencias de tipo de cambio.

 La filial Viña Santa Carolina se vio impactada por la pausa del funcionamiento de sus principales clientes en los mercados de Asia y América Latina, tales como hoteles y restaurantes. Lo anterior hace que sean muy destacables y meritorios los resultados financieros obtenidos el 2020. Al cierre de este ejercicio, Viña Santa Carolina registró ventas de MM$ 49.157, un 3,9% superior respecto de 2019. Por su parte, el resultado operacional fue de MM$ 3.981, un 41% superior respecto al año anterior, y un margen operacional de 8,1%. Lo anterior se explica por los menores costos dados por una vendimia favorable y una reducción significativa en los gastos. Finalmente, la utilidad total alcanzada por Viña Santa Carolina durante el ejercicio 2020 fue de MM$ 2.273, cifra que implica un crecimiento de 192% respecto del ejercicio 2019.

 Quiero terminar este mensaje reconociendo, a nombre del Directorio, el compromiso, trabajo y capacidad de adaptación, durante un año muy desafiante, de todas las personas, operadores, técnicos, administrativos, profesionales, dirigencias sindicales y ejecutivos que día a día se esfuerzan para que Watt’s S.A. y sus filiales sigan contribuyendo y siendo empresas reconocidas en Chile y en el extranjero. Agradezco profundamente la confianza que han depositado en la Compañía nuestros grupos de interés y los invito a conocer los hechos más relevantes de nuestro desempeño económico, ambiental y social del ejercicio 2020 a través de este documento.


 

Aníbal Larrain

Presidente.